26 de febr. 2014

Candiés, tocinos de cielo, flamets d'ou...

Vaya un postre etimológico que me ha salido. Fue culpa mía por preguntar a mis compañeros como se llama el conocido tocinillo de cielo en catalán. Flamet d'ou parece la mejor opción. Pero algunos compañeros propusieron algunas ideas interesantes. Aquí las más destacadas: Porquet celestial, Tusinillu de siel...
Pero mi favorita ha sido... Bacunet de cel (link para aquellos que no se criaron con Ranma ½). El candiés dejo que lo averigüéis vosotros mismos, ¡no tiene desperdicio!



Es un postre laborioso pero agradecido. Eso sí, para ocasiones especiales, porque abusar de el no es algo que recomiende (aunque cueste resistirse...).




La receta toma mil formas y colores diferentes. Primero pensé en la receta de mi abuela. Pero no tenía tantos huevos disponibles. Algunas recetas usan crema de leche de alto contenido en grasa para dar cremosidad. Al final opté por una especie de "trampa" que vi en el blog de Maria Lunarillos, que consiste en usar, a parte de las yemas, alguna clara de huevo que ayude a darle consistencia. Para mi sorpresa el resultado no fue tan "flan" como pensaba, si no que parece un dulce como el que sirven en las pastelerías.

Ingredientes

  • Para el caramelo:
    • 50 gr de azúcar
    • 1 cda. de agua
    • 1 cdita de zumo de limón 
  • Para los 600 ml de almíbar denso:
    • 300 ml de agua
    • 350 gr. de azúcar blanquilla
  • 5 yemas de huevo (XL)
  • 2 huevos enteros (en mi caso L)





Elaboración

Primero preparamos el caramelo en la sartén. Echáis todos los ingredientes, a fuego fuerte, sin remover. Cuando empiece a tomar color dorado estamos un poco más atentos hasta que toma el color deseado. A mi me gusta claro, ya que si oscurece mucho a veces tapa un poco el sabor del flan o dulce. Vertemos en el fondo del recipiente (en mi casi una flanera grande).


Mientras enfría el caramelo podemos hacer el almíbar. En algunos sitios recomiendan llevarlo a ebullición y retirar, pero yo lo tuve un rato cociendo hasta que al untar dos cucharas en el almíbar y despegarlas formara una hebra que se rompía al poco tiempo. Traté de no pasar de los 108ºC ya que tenía a mano un termómetro de azúcar, pero si no tenéis uno supongo que podéis controlar la mezcla para que no se pase de cocción. Una vez tenemos la textura deseada retiramos y dejamos enfriar bien (si no las yemas se nos cuajarían). 





Disponemos el almíbar ya frío y las yemas mezcladas con las claras (sin espumar, solo removiendo). Verteremos el almíbar de poco a poco pero de forma continua a los huevos sin dejar de remover (pero de nuevo evitando crear espuma).




Verteremos la mezcla en el molde con el caramelo ya frío. Es mejor pasarlo por un colador antes, para evitarnos posibles grumos de las yemas o de las claras, incluso pequeños núcleos de azúcar que estropearían un buen mordisco de nuestro dulce.



Cubrimos el molde con papel de aluminio y lo ponemos al horno al baño María (un par de dedos de agua en una fuente resistente al calor) a unos 200ºC durante media hora. Es importante que no se quede sin agua durante la cocción. Cuando pase un tiempo prudencial podemos pinchar para ver si está medio cuajado. El tocinillo, igual que el flan de huevo, no cuaja en el horno, si no que acaba de asentar una vez se deja reposar. De hecho es mucho mejor dejarlo enfríar a temperatura ambiente y dejarlo de un día para otro (overnight, como diríamos en el laboratorio :P) en la nevera. Al cabo de un par de días está perfecto de textura.






Para desmoldarlo calentamos agua en el microondas y lo volvemos a poner al baño María (pero sin meterlo en el horno, ¡¿eh?!) para que se despegue del fondo, ya que así el caramelo se derrite. Además es aconsejable repasar las paredes del molde con una puntilla o un cuchillo fino. Para saber si está despegado lo meneamos un poco dentro del molde (como se ve en la foto).





Os armáis de valor y le dáis la vuelta. Y ya está, ya tenéis un postre 10 para una cena o una merienda fina. Y quedáis como reyes, ¡asegurado!



Una foto del corte, que no pude resistir a probarlo mientras sacaba las fotos...




¡Espero que os guste mi baconet de cel!

  



3 comentaris:

  1. en casa del joan, que eran pasteleros, dicen "flamet" sin poner el "d'ou" después :P

    lo del candié me ha dado mucha risa, y más cuando he visto cómo se llama en méxico xD

    que mona la mantelería y el menaje, muy té de las faifocloc!

    ResponElimina
  2. Anònim27.3.14

    esta bonisim

    ResponElimina
  3. Anònim27.3.14

    hola soc el miquel v

    ResponElimina